Los dormitorios suelen ser ese pequeño refugio personal y muy íntimo que está destinado a ser un sitio de sosiego, paz y descanso, con el fin de recargarte de energía y reavivar tus sueños. Por esta razón, debes tener sumo cuidado al elegir el color de tu dormitorio, para que puedas hacer de este rincón un espacio muy confortable y cómodo, además de actual y moderno. 

Puede resultar una tarea muy complicada elegir los colores con los que pintarás las paredes de tu dormitorio, además de combinarlos con los complementos que se encuentran en él. Si no tienes esa idea muy clara a continuación te mostramos 5 opciones que nunca fallan en la decoración de esta habitación, para que elijas la que más te guste y le des un toque muy singular de color a tu dormitorio

1) Blanco: la mejor opción y la más recomendada para paredes de interior es el color blanco, mucho más cuando se trata de una vivienda pequeña y con poca luminosidad. Además, este color es muy recomendado cuando deseas resaltar ciertos materiales. Por ejemplo, cuando la habitación cuenta con laminado en madera, el color blanco de las paredes lo hará resaltar mucho más, aumentando la calidez de la estancia.

El blanco también es un tono que transmite elegancia y sencillez. Adicionalmente, puedes aportar notas de color a tu dormitorio con textiles como mantas, cojines, cortinas o alfombras, donde el blanco ayuda grandemente, ya que combina perfectamente con cualquier color.

2) Pastel y madera: los tonos pasteles hacen resaltar muchísimo el aspecto de la madera, proporcionando a su vez un ambiente muy acogedor. Por ello es importante que aproveches el calor que desprende la madera para que la combines con colores fríos como el pastel, con el fin de que compenses tu espacio y le des ese hermoso color a tu dormitorio.

3) Rosa y azul: estos tonos de color para tu dormitorio son muy suaves, discretos y aterciopelados, suelen inspirar romanticismo e inocencia por separado, pero cuando se unen tienen mucha fuerza y se transforman en una combinación muy revitalizante, cálida y elegante para tu habitación.

4) Tonos grises: aunque el color gris se trata de un color frío, este tono aporta mucho equilibrio y sofisticación, además respeta la luz natural de un ambiente en sus notas más claras. 

Asimismo, pintar de gris una pared de la habitación cuando el resto es de color blanco es una buena opción o también pintar todas las paredes con un gris claro. Este color en tu dormitorio es perfecto si deseas agregar a la habitación elementos textiles con estampados en colores vivos.

5) Verde: el color verde te puede trasladar a la naturaleza y crear una conexión relajante con tu entorno. Se trata de un tono lleno de vida y muy elegante, que es una excelente opción de color para tu dormitorio. Tonos como el menta, verde oliva o verde claro, que son los más recomendados para habitaciones, se pueden combinar perfectamente con los colores blanco, gris y pastel. 

 

Tenemos una opción para ti www.edificiolombardi.com

¿Quieres conocer más de Place & Home?  Conócenos